La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) –integrada por organizaciones ecologistas e instituciones oficiales– ha elaborado el que se considera el estudio más ambicioso y exhaustivo sobre esta cuestión hasta la fecha.Del estudio se desprende que la violencia de género es omnipresente, y se constata que el cambio climático intensifica la violencia de género,señala Cate Owren, una de las principales autoras del informe. «A medida que aumenta la degradación ambiental y la presión sobre los ecosistemas, se generan problemas de escasez y de presión para las personas, y la evidencia muestra que, donde las presiones ambientales aumentan, la violencia de género también aumenta.

Enlace a la noticia