ActualidadNoticiasNoticias Destacadas

 

Entre los años 2010-2019 las emisiones medias de gases de efecto invernadero a nivel global fueron las más altas de la historia, aunque el ritmo de aumento de dichos gases ha ido disminuyendo. Sin embargo, si no conseguimos reducir estas emisiones, la meta de limitar el calentamiento global a 1,5 ºC será imposible cumplirla.

Desde el año 2010 se han percibido disminuciones de hasta el 85% en el coste de la energía solar, eólica y de las baterías. También a través de determinadas leyes, se ha mejorado la eficiencia energética, ha disminuido la deforestación y se ha incrementado el uso de las energías renovables.  Por ello, el presidente del IPCC hace un llamamiento: “Estamos en una encrucijada. Las decisiones que adoptemos ahora pueden asegurar un futuro digno. Contamos con las herramientas y los conocimientos especializados necesarios para limitar el calentamiento”.

Desde el informe también se transmite que para limitar el calentamiento global se necesitarán transiciones importantes en el sector energético y para ello habrá que reducir el uso de los combustibles fósiles utilizando en su lugar combustibles alternativos como el hidrógeno, extender la electrificación y mejorar la eficiencia energética.

Si cambiamos nuestros estilos de vida, nuestro comportamiento frente al medio ambiente y contamos con las políticas, infraestructuras y tecnologías adecuadas será posible que de aquí al año 2050 se puedan reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero entre el 40% y el 70%.

  • En las zonas urbanizadas como las ciudades se pueden seguir una serie de pautas para reducir las emisiones. Por ejemplo, implantando transporte eléctrico combinado con fuentes de energía que supongan bajas emisiones o creando ciudades en las que haya un menor consumo de energía (ciudades compactas y caminables).
  • Respecto a la industria, la reducción de las emisiones implicará el uso de los materiales de una forma mucho más eficiente, reutilizando, reciclando y reduciendo todo lo posible los residuos. Las industrias suponen una cuarta parte de las emisiones globales, por lo que desde el IPCC indican que es complicado llegar a las emisiones netas iguales a cero. Por ello proponen la creación de nuevos procesos de producción, utilización de hidrógeno, empleo de electricidad que o bien tenga cero emisiones o bien bajas emisiones y por último aplicar técnicas de captura y almacenamiento de carbono.
  • La agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra, pueden reducir sus emisiones, eliminar y almacenar CO₂ a gran escala. Sin embargo, la tierra no puede compensar la demora en las reducciones de las emisiones procedentes de otros sectores, por lo que desde el IPCC indican que las opciones de respuesta sean aquellas que beneficien a la biodiversidad y nos permitan garantizar los medios de subsistencia y suministros de alimento, agua y madera.

Debemos ser conscientes de que los próximos años van a ser críticos, ya que para poder limitar el calentamiento global en 1,5 ºC va a ser necesario que las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de todo el planeta alcancen su punto máximo antes de 2025 y se reduzcan en un 43% como mucho antes de 2030. Además, también hay que reducir el metano emitido en un tercio y aunque todo esto se lograra, va a ser casi inevitable que superemos el umbral de temperatura estipulado, pero se podría volver a situar por debajo del mismo a finales de este siglo.

Por último, en cuanto a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), indican que la aceleración de las acciones climáticas equitativas en relación de materia de mitigación y adaptación a los impactos del cambio climático tienen gran importancia para el desarrollo sostenible. Algunas opciones de respuesta pueden contribuir en la absorción y almacenamiento del carbono y de esta forma ayudar a las comunidades a reducir o limitar los impactos que se asocian al cambio climático. Es más, en ciudades, parques o humedales pueden favorecer la reducción de los riesgos asociados a inundaciones y los efectos de las islas de calor. En cuanto a las medidas de mitigación que se proponen para las industrias, desde el IPCC indican que son fundamentales para reducir los impactos ambientales y aumentar las oportunidades laborales y de negocios.

Acceso al informe completo: https://www.ipcc.ch/report/ar6/wg3/

Resumen para decisores y políticos:

https://report.ipcc.ch/ar6wg3/pdf/IPCC_AR6_WGIII_SummaryForPolicymakers.pdf

Resumen técnico:

https://report.ipcc.ch/ar6wg3/pdf/IPCC_AR6_WGIII_FinalDraft_TechnicalSummary.pdf

Ana María García Fernández. Graduada en Biología. Máster en Investigación y Avances en Microbiología. Máster en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas. Estudiante del Máster en Educación Ambiental.