Según datos de la Asociación Americana del Pulmón, de los Estados Unidos, cuatro de cada 10 personas todavía viven en áreas con mala calidad del aire, lo que puede provocar graves efectos en la salud, como asma, cáncer de pulmón y enfermedades cardiovasculares.
Usar la naturaleza para restaurar el equilibrio ecológico, ese es el nuevo enfoque que los científicos exploran, alegando que la tecnología para controlar y eliminar contaminantes puede ser costosa y, a menudo, requiere una gran cantidad de energía. Como alternativa, los investigadores están buscando soluciones basadas en la naturaleza (NBS por sus siglas en inglés), una forma de infraestructura sostenible que utiliza elementos naturales, en lugar de fabricados.
Las NBS son adaptables, rentables y pueden soportar la vida silvestre nativa, lo que la convierte en una solución verdaderamente «verde» para combatir la contaminación y el cambio climático. En diversos estudios realizados, los investigadores descubrieron que tanto las poblaciones urbanas como las rurales podrían beneficiarse de la NBS, aunque advierten que se deben considerar muchos factores ambientales antes de poner en práctica el enfoque.

Enlace a noticia pinchando aqui