La Organización Mundial de la Salud (OMS) denuncia en un informe de reciente publicación que millones de trabajadores de saneamiento en los países en desarrollo se ven obligados a trabajar en condiciones que ponen en peligro su salud y su vida, y violan su dignidad y sus derechos humanos. Este informe, que constituye el estudio más extenso hasta la fecha, ha sido elaborado conjuntamente por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), WaterAid, el Banco Mundial y la OMS para concienciar sobre estas condiciones de trabajo «deshumanizadoras».
Los trabajadores de saneamiento son las personas que trabajan en tareas como la limpieza de inodoros, el vaciado de fosas sépticas, la limpieza de alcantarillas y plantas de tratamiento, realizando una labor clave para la salud pública. Según la OMS, el saneamiento deficiente causa hasta 432.000 muertes por diarrea al año y está relacionado con la transmisión de otras enfermedades como el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea, la hepatitis A y la polio.
Esta organización está ayudando a fortalecer las condiciones laborales de estos trabajadores, trabajando con sus socios para cuantificar la mano de obra mundial de saneamiento y tratar de estimar su carga de morbilidad. Asegura que el mundo necesitará «muchos más trabajadores de saneamiento con condiciones de trabajo seguras, saludables y dignas» para cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 de llevar agua limpia, inodoros decentes y buena higiene a todos, en todas partes, para el año 2030.

Enlace a noticia, aqui