Las especies exóticas invasoras (EEI) se definen como aquellas especies cuya introducción y propagación fuera de su ámbito ecológico natural constituyen una amenaza real para la biodiversidad y la economía. Se calcula que, en Europa, existen más de 12.000 especies exóticas, de las cuales en torno a un 10-15 % son invasoras. Se encuentran representadas en todos los grandes grupos taxonómicos: mamíferos, anfibios, reptiles, peces, invertebrados,plantas, hongos, bacterias y otros microorganismos.

Igualmente, se las encuentra en toda clase de hábitats, tanto terrestres como marinos, de Europa. En mayor o menor medida, todos los Estados miembros de la UE tienen problemas con EEI presentes en su territorio.

Las plantas terrestres son, con mucho,las especies foráneas más comunes. Representan más de la mitad del total de especies de este tipo que se encuentran en Europa (más de 6.500 especies). Ante todo, son una seria amenaza para la biodiversidad de Europa y pueden producir la extinción local de especies indígenas; por ejemplo, porque compiten por recursos limitados como el alimento y los hábitats, porque hibridan o porque propagan enfermedades exóticas. Los efectos de las EEI pueden ser tan profundos que llegan a alterar la estructura y el funcionamiento de ecosistemas enteros, poniendo en peligro su capacidad para prestar servicios ecosistémicos valiosos, como la polinización,la regulación del agua o el control de inundaciones.

También está demostrado que las EEI producen impactos económicos significativos puesto que reducen los rendimientos de la agricultura, la explotación forestal y la pesca. Pueden dañar infraestructuras, dificultar el transporte o reducir la disponibilidad de agua cuando, por ejemplo, bloquean cursos de agua o estrangulan canalizaciones industriales. Asimismo, las EEI pueden destruir paisajes y masas de agua,causando con ello la pérdida de espacios recreativos o de patrimonio cultural.

Adicionalmente, las EEI pueden ser un problema de primera magnitud para la salud humana, ya que pueden desencadenar alergias y problemas dermatológicos,o actuar como vectores de propagación de enfermedades y patógenos peligrosos. Se calcula que, en los últimos veinte años, las EEI le han costado a la UE al menos 12 000 millones de euros anuales.

La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, define una EEI como “aquella que se introduce o establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que es un agente de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética”

En su artículo 61.1, el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, en el que se han de incluir todas aquellas especies y subespecies exóticas invasoras que constituyan, de hecho, o puedan llegar a constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, la agronomía, o para los recursos económicos asociados al uso del patrimonio natural.

Con la aprobación del Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, se refuerza la protección del medio natural y la biodiversidad en España.

EFECTOS SOBRE LA SALUD

Aunque la mayoría de las EEI tienen un efecto sobre la salud ya sea directo o indirecto, citamos sólo algunas de ellas:

  • La ambrosia, Ambrosia artemisiifolia, penetró inicialmente como un contaminante de semillas y grano para siembra y piensos para pájaros. Actualmente está presente en la mayoría de los países de la UE. Se encuentra con frecuencia en tierras de cultivo, arcenes de carreteras y terraplenes deferrocarriles. Es una de las especies vegetales más alergénicas del mundo y causa fiebre del heno, asma y dermatitis. Igualmente, es una mala hierba dañina para la agricultura,que puede causar pérdidas de rendimiento de hasta el 50 %de los cultivos. En conjunto, se calcula que los efectos de esta planta en la agricultura y en la salud humana suponen un coste de unos 4 500 millones de euros al año.
  • El mosquito tigre, Aedes albopictus, es originario del sudesteasiático. Entró en Europa accidentalmente, en forma de huevos latentes en neumáticos usados de maquinaria pesada. También se han detectado repetidamente huevos o larvas en plantas de «bambú de la suerte» procedentes de China. Este mosquito es portador de más de veinte patógenos altamente peligrosos para el ser humano, entre ellos el dengue, la fiebre amarilla y el chikungunya .En las últimas dos décadas, se han producido brotes periódicos de este mosquito en el oeste y sur de Europa, donde constituye un riesgo sanitario importante.
  • El perejil gigante, Heracleum mantegazzianum, se introdujo en Europa como planta ornamental. Es muy tóxico y, en contacto con pieles expuestas al sol, puede causar quemaduras graves y dermatitis. En contacto con los ojos puede incluso causar ceguera. Solo en Alemania se calcula que el coste económico asociado a la erradicación y al tratamiento médico oscila entre6 y 21 millones de euros al año. Por otro lado, forma colonias densas e impenetrables, produciendo un grave impacto en la biodiversidad, ya que reduce la composición y la diversidad de especies vegetales nativas hasta en un 90 %. Estas colonias monodominantes, además, reducen sensiblemente el valor recreativo y la accesibilidad de las zonas que invaden.

 

Mapa «Número de EEI terrestres y de agua dulce clasificadas que amenazan la biodiversidad en Europa»

mapaeeileyendaeei

Fuente: EEA-SEBI 2010

En noviembre de 2014, la Unión Europea publicó un nuevo Reglamento sobre especies exóticas invasoras, en línea con lo dispuesto en el objetivo 5 de la Estrategia de biodiversidad de la UE para 2020. Este Reglamento establece un marco de trabajo coordinado a escala de la UE para las actuaciones dirigidas aprevenir, minimizar y mitigar los efectos perjudiciales de las EEI en la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, y para limitar sus daños a la economía y a la salud humana.

El Reglamento distingue entre tres tipos de medidas, que siguen una jerarquía consensuada a escala internacional para combatir las EEI:

Prevención: se establecen una serie de medidas para evitar la irrupción de nuevas especies invasoras en la UE, tanto de forma deliberada como accidental.

Alerta precoz y respuesta rápida: los Estados miembros deberán crear un sistema de alerta precoz que permita detectar la presencia de EEI de la forma más temprana posible y tomar medidas para evitar que se implanten.

Gestión de especies exóticas invasoras ya implantadas: en el caso de algunas EEI cuya presencia en la UE ya está consolidada, se requieren actuaciones concertadas para gestionarlas.

Pilar Rueda de la Puerta.

Referencias:

http://ec.europa.eu/environment/nature/invasivealien/docs/ias-brochure210x210-es-web.pdf

http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/inventario-especies-terrestres/inventario-nacional-de-biodiversidad/ieet_flora_vasc_aloct_invas.aspx