2020 fue un año terrible para los desastres climáticos

Incendios, inundaciones, huracanes, ciclones y mas incendios ,… así trascurrió 2020,fue uno de los años más calurosos registrados y uno de los peores para los desastres climáticos, también es probable que esté entre los más frescos y tranquilos en los próximos años. Durante un discurso en la Universidad de Columbia en diciembre, el secretario general de la ONU, António Guterres, lo expresó sin rodeos: » El estado del planeta está roto «

Todas estas malas noticias climáticas tienen el potencial de generar desesperación climática , insensibilizando a quienes ven cómo se desarrolla la próxima tragedia.

La desesperación climática es un fenómeno creciente, señalado en los medios de comunicación populares y en la investigación académica en salud pública , educación , ética y filosofía . Los psicólogos incluso acuñaron el término » solastalgia » para denotar la angustia causada por daños y pérdidas ambientales. La desesperación climática es sentir con certeza que los peores impactos del cambio climático son inevitables y ya no se pueden detener.

Incluso con estos datos de malas noticias, hay varias razones para la esperanza. Y 2020 podría ser de hecho un punto de inflexión.

Las acciones que se tomen ahora y en la próxima década, individual y colectivamente, pueden marcar la diferencia . Las noticias sobre los impactos climáticos y la ciencia climática pueden parecer que nos aproximamos a un destino fatal, pero los científicos del clima argumentan que no es demasiado tarde para actuar. No hemos llegado al punto sin retorno . Nunca ha habido tanto impulso para la acción política sobre el cambio climático como ahora:

Enlace a noticia