Fecha: Diciembre 2021
AUTORÍA
  • Ricardo Molina. Laboratorio de Entomología Médica. Centro Nacional de Microbiología. Instituto de Salud Carlos III.
  • Javier Lucientes. Departamento de Patología Animal (Sanidad Animal). Instituto de Investigación Agroalimentario de Aragón IA2. Facultad de Veterinaria. Universidad de Zaragoza.
  • Rubén Bueno. Departamento de Investigación y Desarrollo (I+D). Laboratorios Lokímica.

RESUMEN

En las últimas décadas se están detectando alteraciones en la biología, en los ciclos vitales y en la distribución geográfica de los artrópodos y reservorios animales implicados en la transmisión de enfermedades vectoriales. Asimismo, la llegada de nuevos vectores invasores exóticos y su establecimiento y expansión en nuestro entorno, está generando nuevos riesgos para la salud pública. Esta dinámica parece estar relacionada con las alteraciones en los patrones estacionales e incidencia de las enfermedades transmitidas por vectores, que se viene observando en España y el resto de Europa en los últimos años.
En estos procesos influyen de forma importante, además del cambio climático, otros factores como los cambios en los usos del suelo, la globalización de los viajes, del turismo y el comercio, la urbanización, los cambios en la morfología urbana, así como el incremento del uso de los espacios naturales. En España se prevé que los efectos del cambio climático sean especialmente intensos por encontrarse gran parte de los vectores y patógenos en su límite de distribución y ser, por ello, especialmente sensibles a los cambios en las variables climáticas. La cercanía de África facilita, además, la entrada de nuevos vectores y patógenos procedentes de este continente. Es preciso poner en marcha estrategias que tengan como objetivo la identificación de los riesgos y la prevención de las enfermedades transmitidas por vectores, reforzando la coordinación territorial, a nivel municipal, autonómico y nacional, y también sectorial, entre las instituciones implicadas en la salud animal y humana y en el medio ambiente, así como con universidades y centros de investigación.

 

SUMMARY

        In the last decades, alterations in the biology, life cycles and geographical distribution of arthropods and animal reservoirs involved in the transmission of vector diseases have been detected. Likewise, the arrival of new exotic invasive vectors and their establishment and expansion in our environment is generating new risks for public health. This dynamic also seems to produce alterations in the seasonal patterns and incidence of vector-borne diseases, which have been observed in Spain and the rest of Europe in recent years.
In addition to climate change, other factors such as changes in land use, globalization of travel, tourism and trade, urbanization, changes in urban morphology, as well as the increasing use of natural spaces, are in the origin of this behaviour. In Spain, the effects of climate change are expected to be especially intense since most of the vectors and pathogens are found in their distribution limits and are, therefore, especially sensitive to changes in climatic variables. The proximity of Africa also facilitates the entry of new vectors and pathogens from this continent. Strategies aiming to identify risks and prevent vector-borne diseases must be put in place, reinforcing territorial coordination, at the municipal, regional and national levels, and at the sectoral level, among the institutions involved in animal health, public health, and the environmental administration, as well as with universities and research centers.