Según Antonio Daponte, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública y director del Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía, los estudios realizados en Granada demuestran la incidencia del aire sucio: los granadinos viven de media un año menos y existe una relación entre los picos de contaminación y el número de ingresos hospitalarios y muertes por patologías cardiovasculares y respiratorias.

«Leer noticia completa en ABC Sevilla». Piincha aqui