Un equipo científico multidisciplinar constituido por más de 30 investigadores de campos tan diferentes como la biología, química, física, geología, medicina, ingeniería, meteorología, arquitectura, geografía, sociología o periodismo han puesto en marcha el proyecto «LIFE+RESPIRA: un proyecto de ciencia ciudadana». Gracias a LIFE+RESPIRA podemos conocer cómo es la contaminación atmosférica en una ciudad europea de tamaño medio con un nivel de resolución sin precedentes. Algunas de las conclusiones que se desprenden de este estudio aparecen recogidas en el periódico El País. Una de ellas es que la contaminación disminuye en un 15% cuando nos alejamos de la calzada o que la localización de los carriles bici dentro de la ciudad es de vital importancia.