La Agencia Europea de Medio Ambiente publica el informe «La Calidad del Aire en Europa» donde presenta un análisis actualizado de datos sobre la calidad del aire. Los resultados revelan que la calidad del aire está mejorando lentamente gracias a las políticas pasadas y anteriores, pero también gracias a los avances tecnológicos. No obstante, los altos niveles de contaminación siguen afectando significativamente la salud de los europeos. Los contaminantes más perjudiciales siguen siendo las partículas en suspensión, el dióxido de nitrógeno y el ozono troposférico. Según el informe las partículas en suspensión fueron responsables de una cifra estimada de 428.000 muertes prematuras en 2014.

El informe de este año también resalta el papel de la agricultura que emite cantidades importantes de estas sustancias y gases de efecto invernadero. Dentro del informe resaltan la existencia de un abanico de medidas y soluciones que son viables para reducir las emisiones pero que todavía no han sido adoptadas con la intensidad necesaria.

Acceso al informe en PDF