El radón es un gas de origen natural, radioactivo y que emana del suelo en gran parte de la península ibérica, concentrándose en sótanos y plantas bajas. El principal efecto que produce en la salud es el cáncer de pulmón.

Los países miembros deberán tomar medidas en lugares de trabajo situados en zonas de riesgo, viviendas y edificios de nueva construcción.

«Leer noticia completa en El País»