El NY Times se hace eco de la importancia de tener en cuenta los elementos medioambientales en el diseño y desarrollo de las ciudades. Houston es una ciudad fundada a orillas de un pantano que se extiende a través de una llanura costera plana. Desde sus inicios, ha sido un centro económico y de gran desarrollo empresarial. Todo acompañado de un crecimiento exponencial de sus edificios y de sus límites como ciudad.

Las constantes inundaciones acaecidas desde el Katrina o Harvey, y agravadas por la edificación en sus humedales y praderas dificultan cada vez más el drenaje del agua de la lluvia. Todo esto tiene un impacto negativo no sólo para la economía de la ciudad, sino también para el desarrollo social de los habitantes.

«Leer noticia completa en el NY Times«