Según esta noticia publicada en El País, una revisión de estudios demuestra que animales y plantas desarrollan mutaciones genéticas, cambios en la forma o patrones de conducta como respuesta al cambio climático.

Leer noticia completa en El País