Un estudio en el río Ebro cuantifica la cantidad de microplásticos, mayoritariamente de origen textil, que llega al Mediterráneo. Aún se desconoce el impacto que pueden tener sobre nuestra salud y se necesita más investigación al respecto, aunque estudios ya han encontrado microplásticos en heces, lo que prueba que llegan al intestino.

Leer noticia original en «El País». Pinchando aqui