Dos estudios publicados a principios de 2017 parecen indicar que la exposición al aire contaminado (sobre todo al material particulado fino o PM2.5) comporta un riesgo considerable de padecer alzhéimer.

La revista «Investigación y ciencia» publica un interesante resumen de dichos artículos, exponiendo sus resultados y la evidencia científica sobre dicha relación.

«Enlace a Investigación y Ciencia»